El sábado 30 de abril hemos clausurado la exposición «INFLUENCIA DE MIRANDA EN LA GUERRA DE LA INDEPENDENCIA». En ella hemos tratado de poner en valor la identidad de este pueblo. Si no has tenido oportunidad de visitarla o quieres repasar algún rincón que no te ha quedado en la memoria, puedes rememorarla un poco clickeando aquí. EXPOSICIÓN ABRIL 2022

Bienvenida / Bienvenido al sitio web de la Asociación de Amigos del Castillo de Miranda de Ebro. Aquí podréis encontrar  información y novedades acerca del Castillo, la Asociación y sus actividades. No pretendemos ser exhaustivos en la información, solo pretendemos transferirte nuestro cariño a todo lo concerniente a Miranda a través de lo que consideramos su baluarte…

El Castillo

Anterior
Siguiente

Sobre la iglesia de Santa María de Altamira, ubicada en la Picota, el año 1460, Diego Gómez Sarmiento, Conde de Salinas, levantó el Castillo de Miranda de Ebro, con el fín de controlar el tráfico comercial entre el interior de la Península, con las provincias vascas, la frontera con Francia, la costa Cantábrica y el valle del Ebro.

En el año 1772 los descendientes del Conde de Salinas perdieron la titularidad del castillo mirandés que pasó a manos de la Corona Española.

A lo largo del siglo XIX fue reconstruído y fortificado, teniendo una destacada función militar durante la guerra de la Independencia y, durante el transcurso de las tres contiendas carlistas.

El año 1902, viendo el Ayuntamiento mirandés la ruina que ofrecían sus instalaciones y el uso inadecuado que se hacía de ellas, llegaron a convertirse en un vertedero de inmundicias, decidió sacar a pública subasta el desmantelamiento de la fortaleza y el posterior relleno de las ruinas con tierra vegetal. La subasta se la entregaron al contratista local, Teodoro Espiga que, realizó los trabajos encomendados con eficacia, desmontando la muralla perimetral del Castillo, cuyas piedras se usaron en la construcción de la desaparecida plaza de toros de Miranda de Ebro. Posteriormente sobre los restos del Castillo se levantó el primitivo depósito de aguas, que en la década de los 90 fué demolido.

En el año 2006 se inició la puesta en valor de los restos del Castillo. Un bastión municipal que había sido declarado «Bien de Interés Cultural» en 1949. Actualmente se pueden realizar visitas guiadas por la, recuperada, estructura defensiva con la que contó Miranda de Ebro, en tiempos pasados.

TEXTO: José Luis Montes

Please wait while flipbook is loading. For more related info, FAQs and issues please refer to DearFlip WordPress Flipbook Plugin Help documentation.